Entradas

Todo lo que hacemos en internet deja huella, un rastro digital del que no siempre somos conscientes.

Muchos usuarios se sorprenden cuándo después de hacer una búsqueda de un vuelo empiezan a recibir publicidad de viajes a través de banners o sugerencias de los buscadores, aunque esa es la parte menos invasiva de todas.

En realidad cada movimiento que hacemos en internet sea directo o indirecto deja huella. Desde la búsqueda en un navegador, el uso de una aplicación, o incluso el llevar activo el GPS, bluetooh o wifi en un dispositivo móvil.

Dejamos datos de nuestra vida en cada publicación que hacemos en las redes sociales. Nuestra geolocalización se recaba al usar ciertos servicios, o ciertos dispositivos (móviles, tabletas, o relojes).

Nuestros gustos y preferencias son obtenidas de nuestras búsquedas en internet, y de las páginas y servicios que usamos.

Cada click es un dato, y en esta era, los datos son el petróleo que mueve los mercados.

 

¿Cómo obtienen la huella digital?

La forma habitual de recabar nuestros datos de geolocalización es a través de las configuraciones del navegador que usemos, o de las cookies de las webs, pero también, y ahí está lo relevante, los dispositivos móviles traen incorporados GPS, que registran cada paso que damos, incluso cuando tenemos inactiva dicha opción.

Otra forma de dejar rastro digital, y además muy personalizado es a través de las redes sociales, ahí los usuarios tendemos a creer que solo quienes hemos añadido pueden ver nuestras publicaciones, a sentirnos en una burbuja de seguridad y confort, como si estuviéramos en la sala de estar de casa, y podría ser que si, siempre que nuestra casa estuviera llena de pantallas y micrófonos que permiten ver al mundo entero todo lo que allí sucede, como el gran hermano.

Cuándo usamos cuentas como Gmail, Hotmail, y otros servicios similares, ellos rastrean contenidos en nuestros correos. Sí, querido lector, nos vigilan, debes quitar la cara de póker y encajar la noticia lo mejor posible, porque cuándo aceptas usar sus servicios gratuitos en internet estás aceptando esa injerencia en tu privacidad. Normalmente explican que es para ofrecerte resultados de búsqueda y publicidad personalizada…

El valor de nuestra huella digital

En internet no hay privacidad, todo lo que publicamos puede terminar expuesto y fuera de nuestro control. No hay esa expectativa de anonimidad de la que la gente piensa que disfruta, todo es rastreado, almacenado y estudiado, no por uno sino por muchos interesados, porque aunque no lo creamos nuestra información tiene mucho valor comercial para las empresas y gobiernos, e incluso para los ciberdelincuentes.

¿Para qué se usa el rastro digital de los usuarios?

Con el avance de la tecnología y los grandes procesadores de información es más fácil utilizar la información de los likes, publicaciones, comentarios, visitas a webs, compras, elección de productos etc, para dibujar el perfil de una persona, saber sus preferencias, necesidades, puntos débiles y usar dicha información para infinidad de cosas, desde ofrecernos productos hasta para hacernos daño.

Al final nuestro rastro digital, a modo individual, permite que sepan quienes somos, donde estuvimos, qué hicimos, que queremos, que preferimos, que apoyaríamos, si nos han dejado o si estaremos enfermos, entre otras muchas cosas.

A nivel colectivo, la información de muchos usuarios sirve y servirá para predecir epidemias, saber los resultados de unas elecciones, incluso para saber cuándo se convocarán elecciones, para saber si un producto/marca tendrá éxito aún incluso antes de salir al mercado.

Esta es la era del BigData que es el procesamiento de cantidades ingentes de datos con el fin de “conocer” el oro de nuestra generación.

El rastro digital está ahí, ha sido clave en la persecución de ciberdelitos. Algunos ni siquiera han requerido esfuerzos desproporcionados por las fuerzas de seguridad, porque el mismo delincuente inconsciente de la huella digital ha dejado huellas que han llevado a la policía hasta su paradero, o incluso ha publicado en su Facebook un video de sí mismo cometiendo el delito.

¿Cómo podemos limitar el rastro en internet?

Limitar los datos que dejamos en internet ayudará a proteger nuestra privacidad y seguridad.

La mejor manera es siendo conscientes de que existe una huella digital, y poniéndose manos a la obra, sabiendo que hay en internet sobre nosotros (egosurfing), borrando o solicitando la eliminación de aquello que consideramos oportuno eliminar (derecho al olvido/ cancelación de los datos), y evitando peligros futuros configurando la privacidad de los dispositivos, navegadores, aplicaciones y redes sociales que usamos, limitando la instalación de cookies y servicios similares, bloqueando la localización del GPS o bluetooth cuando no sean necesarios, evitando páginas web sospechosas, y siendo muy prudentes con cada movimiento que realizamos en la red.

Recuerde querido lector que lo que se sube a internet, queda ahí, a veces sin que lo sepamos, y años después puede volver para jugarnos una mala pasada, en una entrevista de trabajo, en una reunión familiar, en el colegio de los niños, o incluso, puede que vuelva para acabar con la reputación de nuestros seres queridos, ya que al ser seres sociales solemos publicar no solo cosas sobre nosotros si no sobre quienes nos rodean.

El rastro digital existe, como cuando caminamos por un sendero en el que dejamos huellas. Puede ser buena o mala, depende de cómo camines y del mimo que pongas para caminar.

 

¿Quieres saber qué sabe google de ti?

Visita los enlaces de la siguiente publicación para saber:

  1. El perfil personal que ha hecho de ti
  2. El historial de búsquedas en google y Youtube
  3. Localizaciones – Geolocalización
  4. Dispositivos que usas
  5. Aplicaciones y programas que utilizas.
    etc.